lunes, junio 25, 2007

Soneto metapoético II: La crítica literaria

El mal crítico es un dolor de muela.
Dando vueltas y vueltas a la obra,
parece que por hallar fallos cobra.
Siempre tiene razón, ¡no tiene abuela!

Los libros a la altura de la suela
deja tras retorcida maniobra
afila el lápiz, «este verso sobra»,
la punta clava donde más te duela.

Sus críticas dispara como balas:
«Esta rima es pesada y desafina».
Las coincidencias cual plagios señala.

Hasta a poetas muertos asesina,
grandes novelas como árboles tala.

No será delito odiarle con inquina.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón ...¡y mucho arte!

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

jajajajaja



es que hay tanto malo poeta suelto...

(no es tu caso, hijita).

lolastarsandstripes dijo...

Me ha encantado tu poema. Todo en esta vida es subjetivo, así que los críticos que van de "yo poseo la verdad absoluta" me crispan los nervios y mucho. Tendría que haber un organismo que criticara a los críticos, ¡para que vieran lo que se siente!

Saludos,
(L)