jueves, octubre 23, 2008

Electricidad

Tengo un cable. Mejor dicho, el cabo cortado de un cable cuyo extremo contrario –cercano o remoto– está conectado a algún enchufe, instalación o aparato eléctrico.
Cuando uno hace un taladro en la pared, se imagina que puede encontrar una tubería, el dormitorio del vecino, o una cucaracha que pasaba por allí en aquel momento. Pero no un cable. Bueno… tal vez un cable sí. Pero no un cable como el que ha decidido engancharse en mi broca.
Tiro suavemente del extremo que sobresale por el agujerito de mi pared –aun a riesgo de sufrir una electrocución– para asegurarme de que no es simplemente un resto olvidado; un cachito abandonado por accidente entre dos tabiques de escayola. Después, compruebo que funcionan todas las bombillas, focos, fluorescentes, diodos de mi casa. Los enchufes, interruptores, ladrones, regletas, conexiones, terminales, empalmes, prolongadores, clavijas. Que siguen encendidos la lavadora, el frigorífico, el horno, la radio, la vitrocerámica, el aire acondicionado, el lavavajillas, el ordenador, la cafetera, el despertador, la impresora. El teléfono, el módem, la calefacción. El telefonillo del portero automático, el timbre.
Si el cable cortado no ha afectado al funcionamiento de ninguna de las instalaciones eléctricas de mi casa… ¿habré dejado sin luz al vecino?
Después de pasarme por el piso de al lado para asegurarme de que todo sigue en orden, subo a cerciorarme de que el vecino de arriba tampoco ha sufrido las consecuencias de la intrusión de mi osada broca exploradora en los emparedados misterios del edificio. Nada. La corriente alterna continúa circulando por todos los circuitos del inmueble… excepto por el cable que ahora asoma por el hoyito de mi pared.
En vista de que –aparentemente– no he causado ningún desaguisado, vuelvo a introducir el cable por el agujero, lo ocluyo con un taco, una alcayata, un cáncamo del que cuelga un cuadro. Aquí no ha pasado nada.
Sin embargo, estoy segura de que ese cable cortado impide que llegue la corriente eléctrica necesaria para el funcionamiento de algún aparato. Algo ha dejado –ha tenido que dejar– de funcionar. El ascensor, el interruptor que abre el portal, la puerta del garaje, el extractor del bar que hay en los bajos del edificio. Quizás la farola de la esquina, la luz verde del semáforo de mi calle, el reloj de la iglesia. El foco que ilumina la fachada del Ayuntamiento, el alumbrado de la próxima Navidad en la calle Mayor. La megafonía de la estación de ferrocarril, la línea dos de metro entre las estaciones de Ópera y Banco de España. Tal vez el radar del kilómetro 33 de la carretera de La Coruña, el faro de Torredambarra, la apertura automática de las puertas de El Corte Inglés de Sevilla, la alarma de incendios del colegio público Victoria Kent. El ascensor de la Tour Eiffel, el marcador del visiting team del estadio del Manchester United. El marcapasos de Lech Wałęsa. La draga de succión del Canal de Suez, el micrófono ante el que dará su próximo mitin Barack Obama, el circuito cerrado de televisión de la 中国中央电视台 (Zhōngguó Zhōngyāng Diànshìtái). La antena parabólica del observatorio de Arecibo en Puerto Rico, la línea telefónica interna del Kremlin, el satélite artificial ECHOSTAR 10.
El movimiento de rotación de la tierra.
Tu corazón.

12 comentarios:

Julio Santiago dijo...

Espero que el desperfecto no me afecte.

BESOS

Rocío dijo...

Se ve que la desconexión no ha afectado a tu velocidad de respuesta...

Besos eléctricos.

Bernardo dijo...

Me encanta. ¿Le cambiaste el final o es mi imaginación? ¿O mi memoria será la afectada? ¿O me sumerjo y pasan ballenas? Besiños. (No tardes tanto entre entradas, por deu)

Javi dijo...

Ya se echaba de menos alguna joyita tuya.
Saludos.

Julio Santiago dijo...

Sabes lo mucho que te quiero y aprecio. No podría hacer menos por ti.
Disfruto mucho cuando me regalas nuevas lecturas.

BESOS DE ALTA TENSIÓN

RocíoGM dijo...

Hola!
Me has dejado sin palabras al leer tu comentario. Sin embargo, me encanta como escribes. En cuanto a la luz, "ese cable imaginario", ha dado buena cara esta madrugada, ya que ha hecho un buen regalo... EL CAMBIO DE HORA... Aunque haya que encender la luz una hora antes, prefiero que a la hora de levantarme, no tener que encender la luz de mi cuarto.
BESOS ELÉCTRICOS desde MÁLAGA te mando para que MADRID, funcione mejor eléctricamente. Rocío GM

cesar dijo...

Ya te dije que me había gustado, era sólo para engrosar los comentarios y animarte a que cuelgues más!!

Julio Santiago dijo...

ATENCIÓN, ATENCIÓN, QUERID@S AMIG@S. NUESTRA QUERIDA ROCÍO PEÑALTA REALIZARÁ UNA LECTURA DE SUS CUENTOS EL PRÓXIMO DÍA 24 DE NOVIEMBRE, A LAS 19:30 HORAS, EN EL ESPACIO "LE CREW". C/CAÑOS DEL PERAL, 11. MADRID. JUNTO A LA PZA DE STO DOMINGO. METROS POSIBLES: STO DOMINGO, CALLAO, ÓPERA. NO FALTÉIS. ESTA MUJER MERECE MUCHO LA NOCHE. BESOS A TOD@S.

Rocío dijo...

Gracias, Julio. Veo que no se te escapa ningún medio publicitario. :-)
Pues eso, que voy a hacer una lectura de cuentos, así que estáis todos invitados.

dANieL dijo...

Me apunto !!!

acedo dijo...

Vaya, siento no estar hoy en Le Crew para escucharte leer tus cuentos. Seguro que habrá muchas más ocasiones para hacerlo. Besos.

aLejandra dijo...

Me encantó este cuentito!

eléctrico! :)

saludos!